Día de “feira”: buscando detalles para el jardín.

Día de “feira”: buscando detalles para el jardín.

.

Lunes día 16,  hay feira (feria) en el pueblo. Para los que nos sois gallegos, llamamos feira a un gran mercadillo que, una o más veces al mes, ocupa algunas de las principales calles en muchas localidades de nuestra comunidad.

.

 

Ropa, calzado, comida (pulpo, por supuesto!), menaje de cocina… Y entre medias puestos para el jardín y la huerta, donde podemos encontrar plantas estacionales, semillas, herramientas e incluso objetos prácticos o decorativos.

.

.

.

Salvo excepciones, no es un lugar para descubrir especies raras o novedosas, pero sÍ podemos adquirir otras más comunes sin necesidad de desplazarnos a un centro de jardinería o vivero. Algunas de estas plantas, en floración durante este mes de abril, son los clásicos geranios y petunias, claveles, cinerarias, campanillas, margaritas, margaritas del cabo o agateas. También camelias, azaleas o rododendros y las trepadoras buganvillas o jazmines.

Siempre hay hueco para aromáticas como el tomillo, la menta o el romero, arbustos para setos y sobre todo, árboles frutales de todo tipo.

 

.

 

Para la huerta: berzas (coles), plantones de lechuga, tomates y pimientos, que con el verde de sus jóvenes brotes resaltan entre la multitud de gente.

 

 

.

.… Y no sólo plantas.

Hoy he salido en busca de detalles para el jardín que, por una vez, no fueran plantas. Hay dos puestos que visito con frecuencia y en los que suelo encontrar objetos prácticos y que me encantan: cestas y cubos de zinc. Las primeras son una de mis debilidades. Suelo darles diferentes utilidades, como soportes para flores secas, como revisteros, para la leña o simplemente para recoger la verdura de la huerta. Los cubos de zinc los empleo como maceteros y para lo que realmente son, contenedores de agua, arena o cualquier otra cosa.

.

.

Pero como de cestas y cubos de zinc ya estoy servida últimamente, que mejor que un cencerro de latón para escuchar su agradable sonido… sí, un cencerro. Lo colocaré en la zona de juego de los niños, atado por una cuerda. Sólo espero que no caiga en manos perversas y su sonido termine por desquiciarme, quien sabe!

.

.

Otros artículos que pueden interesarte:

Experimentando en la huerta: el mes de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con