La maldad de las hierbas

La maldad de las hierbas

¿De verdad es tan perniciosa aquella porción de naturaleza salvaje que surge de forma espontánea a nuestro alrededor y que incluso la denominamos “maleza”?

Me gustaría reflexionar, mínimamente, sobre los supuestos “daños” que para la inmensa mayoría de la población, ocasiona.

Es innegable que el hecho de que se utilice el propio término de maleza para definir la “espesura que forma una multitud de arbustos como zarzales, jarales…” (tal y como figura en el diccionario de la RAE), subraya algún tipo de prejuicio a una comunidad. Es razonable entender, entonces, que dicho prejuicio se produce cuando esa vegetación entorpece alguna actividad (o se convierte en incompatible con aquella), como ocurre por ejemplo con la agricultura.

P_DSC09473_1

Pero desde el momento en que esta naturaleza no condiciona una labor de este tipo, dicha justificación ya no goza de la misma validez. El centro de gravedad de las críticas se desplaza entonces al ámbito de lo estético. Y de ahí que surjan artículos como el que leí hace algún tiempo en la prensa gallega sobre las molestias que causa la maleza. Las quejas allí eran numerosas, pues “la hierba lo invade todo sin remedio”, hasta el punto de definir como un error el permitir el crecimiento de las mismas en lugares con atractivo turístico. Al parecer, no conviene dar a entender que permitimos ese crecimiento en espacios que deben funcionar como “cartas de presentación para el turista”.

P_DSC01198

Por otro lado, es habitual el establecer una relación directa entre las plantas y los problemas originados en el lugar donde crecen, cuando somos nosotros mismos los que creamos dichos inconvenientes en realidad. ¿Acaso los plásticos, pilas y demás desperdicios se sienten atraídos por las zarzas, ortigas, cardos, gramíneas…?

Me gustaría recordar tres conceptos ligados a estos espacios que los hacen ricos e importantes para nuestro bienestar:

  • Plantas pioneras: son plantas colonizadoras de crecimiento rápido que se establecen en lugares desnudos preparando el terreno para que se instalen otras especies más exigentes.
  • Biodiversidad: variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros sistemas acuáticos, y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas. (Convenio sobre Diversidad Biológica,  1992)
  • Infraestructura verde: concepto utilizado para referirnos a la matriz que conecta los espacios verdes que se hallan en la urbe con los de su entorno.

P_hierbas1

Cada día existen más autores (arquitectos, biólogos, paisajistas…) que defienden la conservación de los espacios donde crecen plantas pioneras (terrenos abandonados en las ciudades, cunetas, periferias, márgenes…) como refugios para la biodiversidad,  creando una red de espacios verdes conectados (infraestructura verde) que permitan un flujo de estas especies manteniendo el buen estado de los ecosistemas. Aún así , la explicación del por qué se emplean estos nuevos argumentos de conservación suele resultar un tanto abstracta para algunos sectores de la población, a pesar de que esos mismos sectores suelen postularse a favor de otras iniciativas ecológicas.

Esto hace que me plantee algunas cuestiones, ¿Conservación sí, pero lejos de nuestras casas? ¿Conservación sí, pero en lugares destinados para ello (parques naturales, por ejemplo)?

Retomamos de nuevo el argumento de la estética como excusa para entender este tipo de comportamientos. La maleza ya no dificulta actividad humana alguna, pero seguimos con la idea errónea de que los retales de vegetación silvestre son desagradables, que “deslucen” el lugar: “los vecinos se quejan de la imagen descuidada que ofrece la villa“.

P_DSC09462_1

Las prioridades de la sociedad han cambiado pero no su visión sobre este tipo de naturaleza. Detrás de todo esto suele estar el dominio que el hombre intenta ejercer sobre ella.  Y ahora sí estamos en condiciones de volver al inicio del presente texto: los matorrales no originan los incendios, es el hombre quien los provoca. De nuevo: los problemas de salubridad en determinados terrenos en desuso, por ejemplo, son causados por aquellos que se consideran autorizados para depositar los desechos que generan al identificar unas hierbas altas con un vertedero. Los desbordamientos de los ríos no se acentúan porque haya demasiada vegetación en sus orillas, somos nosotros quienes, en realidad, transforman las condiciones originales del río construyendo paseos fluviales que no respetan la vegetación de ribera, que cambian sus cotas y que, además, obligan a un mantenimiento que no siempre es sostenible. Con esto no quiero dar a entender que no se pueda, o se deba desbrozar, sino que en muchas ocasiones esa “limpieza” es desproporcionada y responde sólo a una justificación arbitraria.

Creo que ha llegado el momento de abogar por un cambio en nuestra mirada. La observación y comprensión de los procesos y funciones de la naturaleza es vital para que este cambio se produzca, pero también debemos localizar y erradicar clichés anticuados. Coexistimos, nos ayudamos, todos somos necesarios, incluso esas pequeñas hierbas que nacen a la vuelta de la esquina entre el asfalto y la acera.

P_la foto (32)

Demos un pequeño margen a estas hierbas y arbustos. Suponen un beneficio para todos nosotros y además su imagen resulta innegablemente bella para muchas personas, entre las que me incluyo.

DSC01541

Comentarios (2)

  1. MARIA JOSE PEÑA VISO

    Estoy completamente de acuerdo pero, lamentablemente vivimos en una comunidad dónde la mayoría rinde culto al cemento y el herbicida es un producto estrella de uso indiscriminado. Veo complicado un cambio de mentalidad porque cuando le explicas a los viticultores que las “hierbas” no son competencia para sus cepas pues sus raíces no profundizan tanto y que como son anuales al morir aportan nutrientes al suelo además de mantener el nivel de humedad no te creen . Quizás con el paso del tiempo. Un saludo. Me gustó mucho tu artículo.

    1. galicianGarden

      Gracias, me alegra que te gustara. Lo “silvestre” se asocia a algo negativo desde hace mucho tiempo y reconozco que no es fácil cambiar este punto de vista. Si desde las instituciones públicas se diera ejemplo y desde las escuelas se mostrara lo bueno de todas estas especies sería mucho menos complicado. Nosotros intentaremos seguir dando pinceladas sobre este tema con el fin de mostrar “el otro lado”, el real y bueno de todas estas plantas tan útiles, beneficiosas y, por supuesto, bellas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con