Sansevieria trifasciata. Lengua de tigre.

Sansevieria trifasciata. Lengua de tigre.

 

La Sansevieria trifasciata o  lengua de tigre es una planta original y fácil de cultivar. Me gusta por el perfil «lenguado» y afilado de sus hojas (tan marcado) y por cómo éstas ascienden verticalmente. Su forma contrasta de un modo especial cuando se coloca entre otras plantas de aspecto más flexible o sobre el fondo adecuado.

Aquí van sus características principales y consejos prácticos:

 

Nombre común: Lengua de tigre.

Otros nombres: Lengua de suegra, espada de San Jorge, cola de lagarto.

Familia: Asparagaceae.

Género: Sanseviera. Posee unas 130 especies, plantas herbáceas y perennes con hojas erectas, flexibles o rígidas, lineares o lanceoladas, dispuestas en filas o en roseta. Son sésiles y carnosas, planas, semicilíndricas, cilíndricas… con margen entero, liso o cartilaginoso que surge de un rizoma, generalmente subterráneo. Producen inflorescencias blancas en espiga o racimo, no muy vistosas, raramente si se cultivan en el interior.  El fruto es una baya.

Detalles: Sansevieria trifasciata. La más popular de las especies. Posee hojas fuertes, planas, coriáceas verdes con bandas amarillas en sus extremos y punteadas de oscuro ( el contraste de colores se intensifica con buena iluminación). Su altura oscila entre 30 y 90 centímetros de altura..

Origen: Sudáfrica.

.

 

Como os dije al comienzo del post, es una planta resistente, muy fácil de cultivar. Prefiere: buena iluminación (también se adapta cuando no hay luz en exceso pero, eso sí, desarrollando tallos largos menos consistentes), no demasiada agua (se riega una vez al mes en invierno y cada 15 días en verano, sólo cuando su sustrato está seco) y a penas necesita abono. Debemos tener también en cuenta que su desarrollo es lento.

Se puede multiplicar muy fácilmente: bien por división de mata a comienzos de primavera o por esquejes de hojas adultas. Estas se cortan en varios trozos transversalmente y se clavan sobre sustrato. Al cabo de unos días comenzarán a desarrollar pequeñas raíces.

Un consejo que puede ser útil para que vuestra planta crezca de manera homogénea, debéis girarla cada cierto tiempo ( una semana más o menos) para que sus hojas reciban la misma luz.

Y por último un dato relevante. En 1989 la NASA realizó un estudio para saber qué plantas purificaban mejor el aire de espacios cerrados. La sansevieria fue una de las cinco escogidas ( junto con el potus, la palmera de bambú, el espatifilo y el árbol del caucho), siendo idónea para eliminar benceno, tricloroetileno, formaldehído, xileno y tolueno.

¡Estamos encantados con nuestra sansevieria! Una planta perfecta para aquellos que sueñan con un jardín interior que no exija demasiados esfuerzos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con