Las “tumbleweeds” del oeste norteamericano

Las “tumbleweeds” del oeste norteamericano

Son un elemento imprescindible en cualquier “duelo al sol” de una película del oeste (o western, en jerga cinéfila). Muchos os habréis preguntado en más de una ocasión qué son esa especie de arbustos rodantes que cruzan multitud de escenas en estas películas “de vaqueros”. Seguro que la palabra “estepicursores” no os dice mucho… “nubes del desierto” ya parece algo más ilustrativo. En realidad, reciben varios nombres científicos, de los cuales, los más comunes serían Salsola kali ssp tragus, Salsola tragus o Salsola iberica. En lengua inglesa se denominan tumbleweeds.

Estos días hemos leído alguna noticia en la prensa que nos hablaba de sus “migraciones” y hemos querido investigar sobre ello. Realmente, estas “migraciones” no son más que su desplazamiento por el viento, la forma en que estas plantas rodadoras colonizan los terrenos. Cuando sopla fuerte el viento, en ellas se desprende la base del tallo y ruedan dispersando sus semillas a lo largo de varios kilómetros (si no existen barreras que lo impidan). Este fenómeno es conocido en botánica como anemocoria (dispersión de las semillas por el viento). Los desplazamientos suelen ser muy llamativos cuando afectan a muchas plantas, puesto que las imágenes que nos dejan son asombrosas.

Su ciclo de vida es anual: nacen en invierno-primavera, maduran en verano, florecen y fructifican entre mayo y noviembre. Después se secan, se vuelven muy ligeras para que  el viento las desplace fácilmente, esparcen sus semillas y el ciclo vuelve a empezar. Poseen pocos depredadores naturales por sus espinas y la acumulación de nitratos y oxalatos en su interior, tóxicos para animales. Además, producen una cantidad de semillas muy elevada, entre 2000 y 250000, y se adaptan a terrenos de condiciones poco favorables para el desarrollo de plantas más exigentes, como zonas áridas, baldíos.. una planta invasora en toda regla.

Pero el dato más curioso de los estepicursores es que muchos de nosotros pensábamos que eran típicamente americanos, y no, son originarios de las estepas rusas. Se introdujeron en Estados Unidos en 1873 a través de un cargamento de semillas de linazo que llegó a su costa procedente de Europa. A partir de ahí y después de leer sus características colonizadoras, no cuesta mucho entender que pronto se extendió por los desiertos y llanuras del país. En 1880 el departamento de agricultura de Washington recibió la primera notificación de que había aparecido en las tierras de pasto de Dakota del Sur. En 1894 el botánico Lyster Hoxie Dewey publicó en 1894 The Russian Thistle, registrando esta planta.
s
Como ilustración, os dejamos un espectacular vídeo en donde podréis apreciar a estos magníficos “actores secundarios”, tan familiares, en pleno movimiento. En la próxima ocasión en que uno de ellos cruce el fondo de un plano en un film, os emocionará saber algo más de esas plantas rodantes… ya no serán tan secundarias…
s

Fuente: National Geografic, Diario El País, acmor.org.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con