Violeta africana o Saintpaulia.

Violeta africana o Saintpaulia.

.

La violeta africana o Saintpaulia es una planta que nos acompaña desde hace unos cuantos años. Podría pasar desapercibida por su tamaño, pero en cuanto florece cambia por completo el rincón en donde se encuentra.

Os comento sus características principales y algunos consejos sobre su mantenimiento:

.

.

Nombre común: Violeta africana.

Otros nombres: Saintpaulia, violeta de terciopelo, violeta del Usumbara, violeta del Kilimanjaro.

Familia: Gesneriaceae.

Género: Saintpaulia. Este género está formado por seis especies de plantas herbáceas, todas ellas procedentes de África tropical. Sus dimensiones no son grandes, llegando como mucho a los 30 cm de ancho y 15 cm de alto. Lo mismo ocurre con sus hojas y flores. Las primeras son aterciopeladas con forma redondeada y textura carnosa, pecioladas de hasta 8 cm de longitud. Las segundas, con 5 pétalos, 2-3 centímetros de diámetro y colores variados, nacen de manera agrupada y sobre un fino pedúnculo.

Detalles: Saintpaulia ionantha. Es una herbácea perenne que crece de manera compacta formando una roseta de unos 20 centímetros de diámetro.Sus hojas, acorazonadas o redondeadas,  poseen un largo peciolo. Son ligeramente pelosas y de color verde oscuro en el haz.  Rojizas o purpúreas por el envés y de tacto liso. Sus flores pueden ser de varios colores que van desde el púrpura, violeta o rosa, al azul pálido y al blanco (incluso combinaciones de éstos) en inflorescencias que agrupan de 7 a 12 flores pequeñas (3 cm de diámetro) y diferentes densidades de pétalos.

Origen: Tanzania y sureste de Kenia (África).

.

 

La saintpaulia debe su nombre a su descubridor Walter von Saint-Paul-Illaire. Es una planta de interior (no soporta las bajas temperaturas del invierno que se alcanzan en el exterior de nuestras viviendas), donde florece casi todo el año.

En su hábitat natural se sitúa en zonas de sotobosque, un dato importante que nos da una idea de las necesidades de esta planta. Por lo tanto crecerá mejor si se le aportan nutrientes en abundancia, humedad ( nunca encharcada) y luminosidad sin sol directo. Con respecto a los riegos, no es conveniente verter el agua encima de las flores y de las hojas porque éstas son delicadas y podrían estropearse. Simplemente regaremos en pocas cantidades cuando el sustrato esté ya seco ( con más frecuencia cuando las temperaturas son altas y disminuyendo los riegos en invierno).

El sustrato recomendado suele ser una combinación de 1/3 de tierra normal, 1/3 de arena y 1/3 turba.

Se aconseja eliminar las hojas marchitas desde la base.

Su multiplicación suele realizarse por esqueje de hoja. Os enseñaré la técnica muy pronto.

 

 

 

Si estás leyendo este post puede que te interese el siguiente artículo:

Asparagus falcatus, una planta que juega a ser bambú.

También puedes acceder a otras plantas en nuestra categoría de botánica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con